Aproximadamente, 750.000 estudiantes se matriculan en un programa de Formación Profesional (FP) cada año en España, según las últimas cifras del Ministerio de Educación y Formación Profesional español, dejando cada vez más atrás el modelo tradicional, que se había venido potenciando, de ir a la Universidad o abandonar los estudios.

La tendencia al alza en las matrículas en FP en España se sigue consolidando y estrecha, cada vez más, la distancia entre el sistema educativo y la realidad del mercado laboral. Muchos sectores de la economía española, como la Sanidad, la Educación, el Turismo, etc. no podrían sobrevivir sin aquellas personas que disponen de las competencias que imparte la Formación Profesional.

Y es que la FP está estrechamente ligada al mercado laboral actual y futuro. A diferencia de otros tipos de educación superior, la FP se centra fundamentalmente en impartir capacidades para la empleabilidad.

Todos los ciclos de FP tienen una etapa de formación en práctica en la empresa, durante la cual obtienen experiencia laboral real como parte de la experiencia de aprendizaje. Así, las empresas que contratan estudiantes de FP, obtienen empleados con capacidad de tener éxito en su trabajo. Futuros sectores imprescindibles, tales como la Informática o las Renovables, buscan competencias adquiridas a través de la FP, contribuyendo a un mejor entorno laboral.

Además, debido a que la FP está reglada, existen estándares que reconocen las habilidades de los estudiantes, permitiéndoles continuar con niveles más altos de educación superior. Los estudiantes que completan un Grado Superior, el nivel más alto de la FP, tienen la posibilidad de entrar en la enseñanza universitaria.

La FP a distancia tiene ventajas sobre la FP tradicional (presencial o semipresencial) para los alumnos, por ejemplo: el acceso a un mayor número de materias y títulos, la flexibilidad de horarios, el uso intensivo e interactivo de la tecnología que permite experimentar una enseñanza totalmente personalizada o la monitorización individualizada por parte de los profesores.

Pero la FP a distancia también presenta importantes ventajas operativas y de mercado para las empresas como la eliminación de las limitaciones físicas que facilitan la expansión internacional de la oferta, la reducción de costes que favorece la competitividad en los precios, etc. Todas estas ventajas han favorecido un fuerte crecimiento de la FP a distancia durante años recientes.

Finenza, como importante player del middle market de M&A del sector educativo, está actualmente asesorando a varios centros de FP de toda España en sus necesidades de compra/venta.

Eric Rosenzweig
Analyst

This will close in 22 seconds